martes, 8 de febrero de 2011

El Parque del Retiro - Madrid

 El Parque del Retiro es conocido como el gran pulmón verde del centro de Madrid, pues con sus 23.000 árboles y su numerosa vegetación oxigenan la ciudad y enmascaran en alguna medida la contaminación producida por los miles de vehículos que  circulan a diario a su alrededor por las calles de Alfonso XII, Plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá). Calle Alcalá, O’Donell y Avenida de Menéndez Pelayo.

Sus 118 hectáreas de naturaleza sirven a diario como espacio de ocio y deporte para madrileños y foráneos aunque son los fines de semana cuando el parque recibe el mayor número de visitas convirtiéndose en multicultural reunión de paseantes, ciclistas, patinadores, corredores de jogging o footing o simplemente gente que busca relajarse bajo un árbol con un buen libro, leyendo el periódico o tomando el sol tumbado en sus praderas. Otra actividad muy típica que se viene practicando desde tiempos inmemoriales es montar en barca en su gran estanque presidido por el impresionante monumento dedicado a Alfonso XII. Más recientemente, a la vereda del estanque se sitúan espectáculos de guiñol, echadores de cartas, lectores de manos, videntes, masajistas asiáticos, pintores y espectáculos diversos que congregan gran cantidad de curiosos.

Hay muchas cosas que ver en el Parque del Retiro, pues se encuentra lleno de monumentos y estatuas diseminadas por todos los rincones y vericuetos del jardín. Quizá la estatua más famosa del parque sea la del Ángel Caído, única representación popular conocida a la figura del demonio en un parque público. El monumento más característico es el Palacio de Cristal, inicialmente construido como invernadero-estufa para albergar plantas exóticas traídas con motivo de la Exposición General de Filipinas de 1887 celebrada en Madrid. Hoy día se utiliza como lugar de eventos sociales o privados y exposiciones artísticas. Muy cerca del Palacio de Cristal existe un espacio reservado para jugadores de ajedrez dotado con mesas de madera al aire libre.

Uno de los recintos más hermosos del parque, los Jardines de Cecilio Rodríguez, que fue jardinero mayor de la villa, está decorado con arcos, pérgolas, fuentes, pequeños estanques y variada vegetación cuyo conjunto hace aflorar un sentimiento de serenidad, sosiego y belleza. En la primavera, allá por el mes de mayo, otro encantador lugar realizado por este genial jardinero, llamado La Rosaleda, se cubre de un precioso colorido cuando las rosas eclosionan y ofrecen al visitante todo su esplendor. Muchos recién casados aprovechan este singular espectáculo para hacerse las tradicionales fotografías después de la boda vestidos de novios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada